Regala(te) coaching

Ahora que el año está llegando a su fin, la mente se nos llena de listas de propósitos, listas que vamos a poner en marcha el primer día del año. Y me pregunto, ¿por qué un calendario nos marca cuando empezar? ¿Cómo sería tomar ese impulso que nace en un momento determinado, que parece que no obedece a nada de nuestra rutina, y darle recorrido?



Últimamente me encuentro con clientes que tan solo necesitan poner sus pensamientos en palabras, a veces silenciar lo que viene de fuera, conectar con los pensamientos que apartamos constantemente porque nos impiden poner atención en nuestra acción. Y en ese silencio del ruido exterior, al poner palabras a lo que pensamos, construimos nuevas realidades, ordenamos, organizamos, crecemos, damos forma a lo intangible. Y nos damos cuenta de lo que necesitamos o deseamos, visualizamos nuestro motor interno.

Te invito a adelantar tu regalo de Navidad, para que puedas verbalizar tu lista de propósitos, priorizar aquello que deseas. Te invito a regalar(te) coaching, en un espacio para ti, donde te sientas cómod@, en el que compartir tus necesidades, tus deseos, tus retos. Yo te acompaño. ¿Vienes?










Entradas populares de este blog

Septiembre

Mirando la competencia desde la abundancia