Sonrisa cómplice

Cuando dos adultos ven a un niño a punto de descubrir la acidez de un limón... intuyen que en breve van a compartir una experiencia fugaz que permitirá que sus almas se toquen.

Entradas populares de este blog

Regala(te) coaching

Septiembre

Mirando la competencia desde la abundancia