Confianza adulta

La confianza que depositan mis hijos en mi es envidiable al no esconder dudas, ni limites. Cuando esa confianza genuina se vuelva adulta jamás tendrá el mismo potencial... esconderá el contagioso miedo a sentirnos defraudados.

Entradas populares de este blog

Regala(te) coaching

Septiembre

Mirando la competencia desde la abundancia