Sonrisa anónima

La sonrisa anónima que regalo a los transeúntes que me cruzo a diario es como la gota de rocío que refleja la luz solar sobre el caparazón de una tortuga... no es imprescindible para sobrevivir, pero lo es para soñar una vida que merezca ser vivida.

Entradas populares de este blog

Regala(te) coaching

Septiembre

Mirando la competencia desde la abundancia