Abrazo vital

Cuando doy un abrazo no pienso, percibo lo que el otro cuerpo expresa en mi presencia... es una experiencia dinámica con su propio tempo, sus pequeños gestos y las esenciales respiraciones... realmente el abrazo nunca termina, simplemente la experiencia vital pierde intensidad en los entreactos por los que discurre la vida.

Entradas populares de este blog

Regala(te) coaching

Septiembre

Mirando la competencia desde la abundancia